Lo que dicen los sueños

Acertaste querida conciencia, juro que diste en el de 10 dentro del tablero de puntaje. Quisiste despertarme de mi falsa ilusión, mostrándome aquella dama que por la noche me hace perder la visión, la destrucción de cada neurona podría ser en parte culpa tuya, pero más mía por aquel sujeto que en lucidez la mira con ojos de extraño niño mirando la golosina detrás del vidrio… baboso. Como es que soy capaz de soñar tal calaña, te extraño, quiero verte, escuchar tus estupideces, y no quiero fantasear ni desearte, solo te extraño. O me quiero convencer quizás de que tus palabras de “Me gustan mas altos”, me afecta tanto que intento por cualquier medio ser más alto de otras maneras. Es un desafío, en fin, tratar ahora de dilucidar cada rama que de este árbol nace, es una barbaridad del porte de un átomo, indestructible e inamovible. Te tengo dentro de cada pestaña, en cada burbuja que explota antes del gran sueño lucido, en cada partícula del humo que podría exhalar si fumase. Miraba tu cara, te abrazaba, y en el abrazo me acordé de otro sueño, pero que no le di tanta importancia pues tu, eras mas importante. Tu sonrisa, todo lo que me gusta de ti estaba en el sueño, apuesto que tu has tenido uno siquiera, pues es intenso como son las ganas de verte, que dudo que mi energía no viaje hacia a ti para verme… o es que solo por ser hoy, que se suponía que probablemente íbamos a vacilar juntos, que mi mente se prepara para verte, solo que ahora cancelé todo plan, pues prefiero quedarme en casa y cumplir lo que quiero hacer que lo que me dicen otros que podría hacer. Es ilógico quererte, no quisiera hacerlo pero no puedo controlarme, y si quiero aprender a dejarme llevar y aceptar lo que soy, entonces debo aceptar que quererte es algún paso necesario hacia algo más trascendental. No tengo convicciones tan firmes aún, pero persigo las ganas de tenerlas, persigo esa anonimidad que tanto anhelo. Te quiero, por eso me tienes así, me tienes escribiendo lo que las nubes ocultan, escribo secretos que el cielo me cuenta, que las estrellas me dicen, secretos que obviamente tu tienes en tu cuerpo y tu conciencia, estoy seguro que si pudiese estar escuchándote hablar todo un día, podría enamorarme, nose, solo divago entre palabras dentro de un teclado que mucho tiene para entregarme, solo que ya, no estoy listo, entiendo y comprendo que ahora con dinero podré verme bien, pues ustedes mujeres se arreglan bastante, porque yo no podría hacer lo mismo si quiero acercarme a ti, y si me viese bonito, ¿Me aceptarías? No lo sé, mi actitud seguirá siendo la misma. Un abrazo, te lo manda tu anónimo.

Anuncios

Despierta, tienes que trabajar

Como el sol, amanece por el horizonte eterno, como la luna también nos mira hipoteticamente por el vasto cielo de su frío ambiente. Como las cosas permanecen en nuestras manos, en nuestro cuerpo, y perece a causa del desgasto, de las experiencias, quedan resquebrajadas por esos abrazos que romperían hasta el alma si fuese una prenda. Pero no, el alma es una parte esencial, como el algodón o el poliester a la ropa, sin ella no sería alma, y hay por montón. Puedes multiplicarte en masa, en emociones y en personas impregnadas de también sus mismas almas. ¿Cuando acaba el fin de una prenda? Cuando no es bien vista por otros, cuando te da frío, cuando no cumple la función, dar status.

Jajaja, parezco un tipo cualquiera, de los que no tienen futuro, no tienen recursos, no tienen casa propia, no tienen comida, están a expensas de otra persona, y con suerte, de no ser así, habría sido un vago, un punk, un delincuente, un todo cero y no un 1. Que importa ya, estoy estudiando y haciendo cosas, ahora trabajo pero con un pesar, que me dice, que debería morir. ¿Me gusta la vida? Otras líneas dicen que uno escoge su vida, su madre y padre, su lugar y sus propósitos. ¿Escogí yo esta mierda? Realmente, fui yo, quien más… ¿Dios? Já.

Y que va, Ya queriendo un minuto de libertad, lo desperdicio. ¿Amar? desconfío de su persona, sus palabras, su mover suave en la dimensión donde solo ella es capaz de moverse, ondula las curvas de mi cuello cuando pasa y solo es ese momento cuando la miro, para luego sumir mi conciencia en unas aguas tormentosas donde todas son iguales, y donde no debería de confiar en ella a menos que lo demuestre… demostrar algo que ni ella quiere demostrar, porque no debe hacerlo, ¿Para mí? Esque suena algo a ego que tenga que demostrarme, pero es así, quizás me quedo con que si te gusto demuéstralo, que ya mi corazón enamorado también lo hará. Pero no soy alto, no soy lindo, con suerte tengo ojos verdes, y agrégale que vestirme como los “zorrones o tipo disco” no es mi estilo. El dinero no me abunda, y temo que eso sea la causa de mi solitaria estadía. Desperdicio también el cariño hacia mi mismo, y los que dirigen su atención hacia mí, ignorando que podrían hacer algo mucho mejor, pero no… mi complicada simpaticidad, mi alegría y mi amabilidad los convence de que se unan a mi cruel compañía. Me siento poco apto para todos, para mi mismo también, y es por eso que entreno de vez en cuando, que me alimento con lo que quiero, que además me doy gustos y todo… quiero una soledad sin necesidad de amar, una soledad donde pueda leer, sin pensar en que debo contarle eso a alguien, una soledad donde pueda reirme fuerte, gritar, cantar sin temor a un prejuicio de gente, quiero soledad… quiero… te quiero a ti.

Charle

El amor es una consecuencia de mirar demasiado algo que atrae nuestra mirada, lo vuelve único, algo que no habías visto jamás, algo en ella, su andar, como ríe, creo.. he de admitir que amo su risa, días tristes ella sabe alejarlos, ella y su incapacidad de sostener una muestra seria sin reírse, es un mundo que quisiera poder explorar, tanto he deseado esos parajes, para solo trastabillar, y caer. ¿He de arriesgarme? No entiendo demasiado que es conquistar… pues la palabra es posesión. No creo saber si amar es dejar que ella haga lo que sea conmigo, y que yo no pueda protestar ante eso.

Hoy, que día… te recomiendo días así, me encanta que quiera compartir conmigo, pues a mi mismo me encuentro un poco dócil, tal vez un poco, un poco mucho, muy simpático. ¿te cuento algo? Charle, mi querida femenina, mi suave ondular en un río. cuando me hablas, y me demuestras tu vasto conocer, en mi interior la chispa que solo tu sabes como renacer, ha de sufrir ante esa escena donde mi cariño, no es lo que tu buscas. ¿Cómo iba yo a saber eso? No voy a degradar mi imagen, culpandome de que porque soy como soy es el porque de tu indiferencia ante mi cariño. Es mas, acepto que no se le puede gustar cuando yo quiera, eso es una mierda, aunque luego puedas superarlo. ¿Puedo dejar de hacer eso? Tendría que alejarme, porque me duele si te veo y un abrazo me guardo, para no incomodarte. Debería dejarte de hablar, si al mirar tus labios, un beso se vuelve cenizas, al ver tu mirada que esquiva mis intentos. Una imagen incompleta, sin poder cargar su belleza, todavía recuerdo lo que he vivido contigo, y aun así, me encantas. Esto no tiene nada que ver con el blog, pero querer llorar por amor, y no hacerlo porque crees que el amor no existe, y talvez, empieces a creer que es verdad. No se todavía que hacer contigo, si llegas a leer esto, y te das cuenta que soy yo, aquel que te ha querido aún a travez del tiempo, que sabe que tu podrías completarlo, y daría lo que fuese, me sacrifico y lo hago todo, si tu decides estar conmigo, darme besos, abrazarme, hacer lo que te de la gana, aquello que no puedes hacer con nadie pero si con alguien que te brinde confianza, desnudarte, vernos en la oscuridad, acariciarnos, y ya. ¿Dame una oportunidad? Mis ganas de superar las cosas no conoce la derrota, y se que contigo he de lograr solo por ti muchas metas, solo para verte mejor que ahora. Tu boca parece una fuente, y nada me haría mejor que probar ese liquido suave, que humecta tus labios. Te quiero, mucho, demaciado quizas, si quieres intentarlo, solo bésame, agarrame, abrazame y haz realidad mis sueños, mis delirios y esfuma mis penas.