Lo que dicen los sueños

Acertaste querida conciencia, juro que diste en el de 10 dentro del tablero de puntaje. Quisiste despertarme de mi falsa ilusión, mostrándome aquella dama que por la noche me hace perder la visión, la destrucción de cada neurona podría ser en parte culpa tuya, pero más mía por aquel sujeto que en lucidez la mira con ojos de extraño niño mirando la golosina detrás del vidrio… baboso. Como es que soy capaz de soñar tal calaña, te extraño, quiero verte, escuchar tus estupideces, y no quiero fantasear ni desearte, solo te extraño. O me quiero convencer quizás de que tus palabras de “Me gustan mas altos”, me afecta tanto que intento por cualquier medio ser más alto de otras maneras. Es un desafío, en fin, tratar ahora de dilucidar cada rama que de este árbol nace, es una barbaridad del porte de un átomo, indestructible e inamovible. Te tengo dentro de cada pestaña, en cada burbuja que explota antes del gran sueño lucido, en cada partícula del humo que podría exhalar si fumase. Miraba tu cara, te abrazaba, y en el abrazo me acordé de otro sueño, pero que no le di tanta importancia pues tu, eras mas importante. Tu sonrisa, todo lo que me gusta de ti estaba en el sueño, apuesto que tu has tenido uno siquiera, pues es intenso como son las ganas de verte, que dudo que mi energía no viaje hacia a ti para verme… o es que solo por ser hoy, que se suponía que probablemente íbamos a vacilar juntos, que mi mente se prepara para verte, solo que ahora cancelé todo plan, pues prefiero quedarme en casa y cumplir lo que quiero hacer que lo que me dicen otros que podría hacer. Es ilógico quererte, no quisiera hacerlo pero no puedo controlarme, y si quiero aprender a dejarme llevar y aceptar lo que soy, entonces debo aceptar que quererte es algún paso necesario hacia algo más trascendental. No tengo convicciones tan firmes aún, pero persigo las ganas de tenerlas, persigo esa anonimidad que tanto anhelo. Te quiero, por eso me tienes así, me tienes escribiendo lo que las nubes ocultan, escribo secretos que el cielo me cuenta, que las estrellas me dicen, secretos que obviamente tu tienes en tu cuerpo y tu conciencia, estoy seguro que si pudiese estar escuchándote hablar todo un día, podría enamorarme, nose, solo divago entre palabras dentro de un teclado que mucho tiene para entregarme, solo que ya, no estoy listo, entiendo y comprendo que ahora con dinero podré verme bien, pues ustedes mujeres se arreglan bastante, porque yo no podría hacer lo mismo si quiero acercarme a ti, y si me viese bonito, ¿Me aceptarías? No lo sé, mi actitud seguirá siendo la misma. Un abrazo, te lo manda tu anónimo.

Anuncios

Autor: unjovendehoy

No me gusta la hipocresía, me molesta que mientan en sus caras y que solo afecten sus realidades creyendo la misma mentira que otros se repiten. No quiero falsas realidades, quiero construirme mi realidad en base a un solo hecho, el de vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s