¿Y si miramos juntos?

Dale MG

El Observador

Cuando todo comenzó, ni pizca de ira había en mis ojos. Todo bonito, fugaz y tierno. Nada impedía mi crecimiento personal, hasta que me enamoré… No digo que me impida algo que hacer, solo es que me distrae demasiado, y no es un lindo sentimiento, si no es mutuo. Hoy, conozco a una muchacha tan linda y tierna, como también mañosa y enojona. Nada nos impide ser felices, las discusiones son efímeras, vanas. Como yo soy un idiota a veces, creo que ella tiene el derecho también de serlo ¿No? jejeje. Todo indica que si, que ella también se puede equivocar, que debo ser paciente cuando llega tarde, que cuando me equivoco, ella puede o no perdonarme. En fin. ¿Y si miramos juntos? Claro, a ese horizonte que empieza con tus ojos, y que termina en tus piernas. Si, ese amanecer que me das cuando me sonríes, a mover los…

Ver la entrada original 81 palabras más

Anuncios

¿Y si miramos juntos?

Cuando todo comenzó, ni pizca de ira había en mis ojos. Todo bonito, fugaz y tierno. Nada impedía mi crecimiento personal, hasta que me enamoré… No digo que me impida algo que hacer, solo es que me distrae demasiado, y no es un lindo sentimiento, si no es mutuo. Hoy, conozco a una muchacha tan linda y tierna, como también mañosa y enojona. Nada nos impide ser felices, las discusiones son efímeras, vanas. Como yo soy un idiota a veces, creo que ella tiene el derecho también de serlo ¿No? jejeje. Todo indica que si, que ella también se puede equivocar, que debo ser paciente cuando llega tarde, que cuando me equivoco, ella puede o no perdonarme. En fin. ¿Y si miramos juntos? Claro, a ese horizonte que empieza con tus ojos, y que termina en tus piernas. Si, ese amanecer que me das cuando me sonríes, a mover los pies de la cama cuando nos enredamos, a quitar esa telaraña de las manos, que tanto se enredan con el cuerpo. Si, quitémonos los enojos y prejuicios, que solo nublan el amor que tenemos dispuesto para el otro, porque tú y yo, somos los mejores. Mirémonos juntos desnudos, y sin vergüenza curarnos heridas del pasado, sin temor a pincharnos con ellas, he soportado batallas intensas, como tú las tuyas, asique ven, y amemonos como queremos que nos amen. Te amo denisse.

¿Quien soy cuando no me sigo?

El encantador camino del ocio.

No entiendo como puedo olvidar cosas importantes. Me confieso culpable de muchos errores, soy el criminal de esta historia, he perdido la oportunidad de ser honesto, mintiendo y mintiéndome a mí, sin pudor, sin gloria ni risas, solo falta de coraje para afrontar el hecho de ser alguien al gusto que quiero. Me dejo dominar por la emoción, resisto fuerte a eso que entumece mis brazos, los deja sin uso y temblando. Me toma por la espalda, me hunde en un vórtice donde giro a 900 km/h. Asustado, duermo, o pienso en seguir mi camino, ya que es eso lo que quiero para siempre, no parar y darle con todo. Y aun así, con motivación diaria, me pierdo en el ocio del descanso, veo videos, imágenes que no me alimentan, solo retrasa mi progreso. Estiro, genial… Solo que luego vuelvo a sentarme, es una visita a mi sueño, no lo vivo, no lo siento dentro mio, y eso es lo que quiero, hacer mio mi propio sueño. 

Yo no tengo la culpa

No, no, no, no, no, no y no. Yo no tengo la culpa, no puedo ser yo el de la culpa, pero temo tener que escribirlo y no decírselo en la cara, y ¿A quien?

Tengo la manía de echarme la culpa, de decir, si, soy yo y punto… pero no, no tengo la culpa, nadie la tiene, solo fue comodidad, fue no hacer las cosas, por detrás del muro vislumbro esa sonrisa irónica que dice que quieres un cambio pero te sientas a esperarlo igual que otros. No, no eres así, no seré un juguete que puedas manipular a tu antojo, no tengo ganas de seguirte, quiero desgarrar este trozo de piel de mi alma, quiero aguijonear mis órganos sensibles, inundarme en agua, comida y emociones. Basta, muévete, sonríe. No tienes la culpa, de nada. No hay que apuntarnos con el dedo incriminador, nadie hizo nada.

Por las noches

Cansado como siempre, un dolor en la espalda me acompaña por la mañana y la noche. Me abraza el recuerdo de lo que fui, y se que no debería hacerlo, nadie dicta las reglas pero mi interior me dicta unas cuantas, que ciegamente sigo, o que creo seguir. Me avergüenzo de mi mismo por no acatarlas, también aquellas veces cuando por una mujer pierdo la calma y todo el sistema reinicia, creyendo que es mejor. ¿Enfrentarme o enfrentar la desdicha de mis propias acciones? Creo que estoy averiado, un poco hambriento de amor, pero es a la vez contrario a lo que quiero, espero no entiendas, pues sería trágico escucharte y no creer la respuesta. Tengo que contarte algo, querido jorge, ya que acompañas mis días y crees que eres tu el que los acompaña, y no es así, ahora mismo dudas de si eres tu o soy yo, pero da igual, siempre terminamos juntos en todo. Sigamos, hace tiempo, comenzó la idea de morir, matarnos, suicidarse por un bien mayor, que es el de no estorbarle a la gente, el de no aportar algo que mejore las cosas, pues nos sentimos inútil. ¿Hay una solución a eso? Claro que es el amor, de que otra manera podrías amar las cosas, querer las cosas, desearlas y cumplirlas si no es con amor… o me equivoco. Si me equivocase en esto, entonces el objetivo sería matarnos, pues el destino es así, o quizás me falta valentía para afrontar los rechazos, los desvíos que mi razón me provoca tomar aún sabiendo que es una mala desición… y es una puta mala desición, y decido hacerlo por tontas razones como: La mujer que me acompaña es muy linda, hace rato no tomaba alcohol, merezco un descanso, mañana no se trabaja, en fin. ¿Acaso la vida es una rutina de la cual siempre se debería escapar y hacer algo contrario a la vida que tu mismo decides? o ¿Negarse un placer es algo equivocado?

No se si entienden mis preguntas, pero ir en contra de tus desiciones es insólito. Sin más que agregar, estoy en un quiebre emocional, escapado de mis sentimientos, que yacen ocultos bajo la pupila de ese cerrojo oxidado, que rechina lamentos y suspiros también encerrados en su interior. Ese candado no guarda nada, no se aferra a nada, y está cerrado, tirado en un suelo que también es candado de otras cosas. Quien quiera abrirlo, deberá buscar llaves en mis corrientes infernales, humeadas, vibrantes de hierro forcejeado por presiones arteriales, por nerviosismos y contrariedades que parecen manejar un timón en un mar bravo. Ahora, una lista de todo aquello que quiero: Un auto 4×4, camioneta, casa, departamento, mujeres, una mujer leal, amigas, amigos, mejores amigos, salidas, dinero, fiestas, carne, estudios, universidad, un amor, relación estable, estabilidad, deseos, astral, entrenar, gimnasios, ser jefe, líder, ganar una carrera, medalla de oro, un campeonato, skate, bmx, parkour. En fin, no quiero seguir pero el último sería el suicidio, si no logro hacer algo interesante a los 30, será mi fin, nose como me mataré pero tantos años ya abrazando esto, ya es una realidad. Morir por un bien mayor, el mío, el de no seguir mirándome al espejo y ver un rostro que sufre, que miente, que busca con los ojos y pierde en las manos, que habla tan poco que desperdicia las palabras, que no sabe amar ni como dejarse amar, que desconfía y debe ser frío y no importarle nada para conseguir un beso, míseros besos que solo servirán para ahondar esta actitud de muerte. ¿Porque no recibo apoyo de mi padre sin que se lo pida? ¿Porque mi madre tuvo que ser una perra? ¿Porque la familia se separó tanto, hasta el punto de no querer ver a casi nadie que comparta mi apellido sea materno o paterno? ¿Porque no pensé mejor las cosas? ¿Porque tuve que consumir drogas y alcohol? ¿Porque no estudie antes, y ahora voy con dificultades económicas que antes pude haber evitado? ¿Porque creer en dios si la fuerza puedo pedírmela a mi mismo y reforzaría mi confianza en mi? ¿porque no puedo amar sin tener que esperar que me amen devuelta? ¿Porque me pegabas tanto madre, porque me dabas tantas palabras hirientes, que no ves que ahora las consecuencias son odiarte, repudiar tu figura y evitarte? Tengo miedo de vivir, de amar, tengo temor de soportar el rostro de quien quiero y saber que no puedo darle un mísero beso, esos besos que podrían salvar el alma de cualquiera. No es obligación amarte ni amarme, pero sí me nace hacerlo. Te odio jorge, si no cambias la muerte nos guiará sus brazos. Paula, cuando sea millonario cásate conmigo, osea nunca. Mendigar amor, que estúpido. Ya que nadie sabe como soy, que alguien se diese el tiempo de hacerlo, sería también mi salvación, creo que lo único que quiero es atención de esa que no me dieron cuando pequeño, que me hagan sentir bien, que me hagan reír, que me pregunten cosas, que sean felices viéndome feliz. Nadie lo hará, y sabes, no lo harán porque todos son como yo, nadie quiere salvar a nadie, aunque difiera de esta postura, pues amo ayudar a otro, los demás no me querrán salvar. Soy una miga de pan, un polvo circulando por el vasto y amplio lugar llamado tierra. Un niño llorando, un niño llamando a su madre, un niño que no se agacha para hablar de lo que siente, así de simple.

That is my destiny

Destino, el camino, un objetivo, una carta al ser que habita en mi interior, diría algo así.

Hola, que tal, eres jorge, y yo también, estamos algo cercanos pero aún distanciados. ¿Que sucede? ¿Quien tiene miedo? Dicen que tu sabes exactamente lo que quiero, o es que tu eres el real y yo el impostor impregnado de lo que la sociedad me provoca. Quien sabe, no hablas, eres un sentimiento, una lágrima, un grito, la ira, el placer, eres todo y a veces me dejas a mi ser todo eso, dejando a los demás, que son el nadar en un río tempestuoso, y es divertido, pues aún no nado bien. Quisiera que hablaras, o eres tu el que me escribe y es todo al revés. No entiendo pero es de no entender, pues si entendiese, esto llegaría a un nivel de profundidad del cual sería poco probable querer parar. Escribir es tan rico, exquisito, maravilloso. No quiero dejarte ni tu a mi parece, de alguna manera tenemos que conocernos, amarnos. Darnos las manos, hacer las paces, darnos primeros auxilios y revivir cada momento para así valorar lo que nos da el seguir de nuestra vida. Soy yo, soy tu, eres yo y eres y somos. Una paradoja creer que somos diferentes cuando ambos aportamos cosas juntos, pero pocas veces concordamos en lo que deberíamos de hacer. Claro está que ahora, a medida que comprendemos mejor como nos desenvolvemos, cual es la herramienta y la palabra correcta, en que momento, a medida que todo eso y más se aclara, somos y seremos mejor para nosotros mismos, y no es egoísmo, pero esta lucha es una lucha general, pues todos tenemos una pelea interna.

Lo que dicen los sueños

Acertaste querida conciencia, juro que diste en el de 10 dentro del tablero de puntaje. Quisiste despertarme de mi falsa ilusión, mostrándome aquella dama que por la noche me hace perder la visión, la destrucción de cada neurona podría ser en parte culpa tuya, pero más mía por aquel sujeto que en lucidez la mira con ojos de extraño niño mirando la golosina detrás del vidrio… baboso. Como es que soy capaz de soñar tal calaña, te extraño, quiero verte, escuchar tus estupideces, y no quiero fantasear ni desearte, solo te extraño. O me quiero convencer quizás de que tus palabras de “Me gustan mas altos”, me afecta tanto que intento por cualquier medio ser más alto de otras maneras. Es un desafío, en fin, tratar ahora de dilucidar cada rama que de este árbol nace, es una barbaridad del porte de un átomo, indestructible e inamovible. Te tengo dentro de cada pestaña, en cada burbuja que explota antes del gran sueño lucido, en cada partícula del humo que podría exhalar si fumase. Miraba tu cara, te abrazaba, y en el abrazo me acordé de otro sueño, pero que no le di tanta importancia pues tu, eras mas importante. Tu sonrisa, todo lo que me gusta de ti estaba en el sueño, apuesto que tu has tenido uno siquiera, pues es intenso como son las ganas de verte, que dudo que mi energía no viaje hacia a ti para verme… o es que solo por ser hoy, que se suponía que probablemente íbamos a vacilar juntos, que mi mente se prepara para verte, solo que ahora cancelé todo plan, pues prefiero quedarme en casa y cumplir lo que quiero hacer que lo que me dicen otros que podría hacer. Es ilógico quererte, no quisiera hacerlo pero no puedo controlarme, y si quiero aprender a dejarme llevar y aceptar lo que soy, entonces debo aceptar que quererte es algún paso necesario hacia algo más trascendental. No tengo convicciones tan firmes aún, pero persigo las ganas de tenerlas, persigo esa anonimidad que tanto anhelo. Te quiero, por eso me tienes así, me tienes escribiendo lo que las nubes ocultan, escribo secretos que el cielo me cuenta, que las estrellas me dicen, secretos que obviamente tu tienes en tu cuerpo y tu conciencia, estoy seguro que si pudiese estar escuchándote hablar todo un día, podría enamorarme, nose, solo divago entre palabras dentro de un teclado que mucho tiene para entregarme, solo que ya, no estoy listo, entiendo y comprendo que ahora con dinero podré verme bien, pues ustedes mujeres se arreglan bastante, porque yo no podría hacer lo mismo si quiero acercarme a ti, y si me viese bonito, ¿Me aceptarías? No lo sé, mi actitud seguirá siendo la misma. Un abrazo, te lo manda tu anónimo.